Arriendos, un negocio rentable

shutterstock_613869158

Los barranquilleros recibieron el 2019 con un aumento del 0.38% en el valor del arriendo, según el Dane, así lo indicó María Clara Luque, presidente de Fedelonjas.

“Los arriendos presentan una importante oportunidad de inversión pues la demanda está aumentando y con ella la oportunidad de obtener una mayor rentabilidad para los propietarios. Según datos del DANE, en los últimos 12 meses a enero los cánones de arrendamiento de varias ciudades presentaron un crecimiento superior al IPC lo que evidencia el buen momento de la vivienda usada como inversión”, expresó Luque.

El corte de enero de 2018 a enero de 2019 reflejó un compilado de 4,15% en los gastos de alojamiento a nivel nacional, esta cifra supera en 1,36% al IPC del 2018 que fue de 3,15%. Según los expertos esta situación se da porque al momento de desocupar los inmuebles los propietarios quedan con la libertad de fijar los precios de alquiler, el nivel de demanda, que ha sido alto, impulsa el incremento de los cánones.

“Los alquileres que más han subido son los de los estratos 1, 2 y 3 pues allí hay mayor demanda pero menor oferta. Por su parte, los cánones de los estratos 4, 5 y 6 tienen un comportamiento más estable pues son menos las familias que demandan este tipo de viviendas”, agregó la dirigente del gremio que reúne a más de 10.500 agentes inmobiliarios en todo el país.

Según el Dane, en el mes de enero de 2019, las ciudades donde más creció el costo del alquiler fueron: Popayán con 0,52%, seguida por Medellín (0,51%), Florencia (0,42%), Barranquilla (0,38%), Cúcuta (0,32%), Armenia (0,31%), Valledupar (0,29%) y Cali (0,27%).

Por su parte, los que crecieron por debajo del promedio nacional que registró un 0,25% fueron Pereira (0,24%), Ibagué (0,23%), Bogotá (0,2%), Cartagena (0,18%), Pasto (0,17%), Manizales (0,16%), Villavicencio (0,15%), Tunja y Montería (0,1%) y Bucaramanga (0,02%) estuvieron por debajo del promedio nacional.

De acuerdo con cifras del Dane, cerca de 5 millones de hogares en el país viven en arriendo en zonas urbanas puesto que muchas familias no quieren disminuir su calidad de vida, además algunos propietarios ven en el arriendo una opción muy rentable que año tras año va en aumento.

Este fenómeno es explicado por la dirigente gremial como un indicativo de la falta de flujo de caja por parte de los colombianos que les impide cumplir con los requerimientos para que se les sea aprobado un crédito por parte de un banco. «Se necesitan una serie de ingresos ante las familias para cumplir con una cuota o recibir la aprobación de un crédito por parte de un banco, entonces esta tendencia también obedece a la falta del flujo de caja por parte de los colombianos».

De esta misma manera se entiende como los hogares del país han venido cambiando en su composición, es decir que ya no se ven casas habitadas por familias numerosas sino inmuebles habitados por una sola persona. “Los hogares de una sola persona entienden que los gastos de transporte no compensan un alquiler más barato por lo que prefieren invertir un poco más en el alquiler de un techo mejor ubicado y ahorrarse los costos y los tiempos del transporte”, agrega la directiva de Fedelonjas.

Según explica Fedelonjas, especialmente en los estratos 3 y 4, en la actualidad aumenta la tendencia de comprar inmuebles usados para arrendarlos y de esta forma sacarle rentabilidad a la inversión. Una recomendación es que siempre se tomen los protocolos, contratos y seguros de ley para proteger la inversión.

“La vivienda usada ofrece muchas más opciones de ubicación y un valor por metro cuadrado más benéfico unido a áreas más amplias, por lo que tiene más demanda para alquiler. Las tasas de vacancia se han reducido en los últimos dos años pues al incrementarse el valor por metro cuadrado fue difícil que el arriendo creciera al mismo ritmo por lo que en el 2017 los propietarios habían optado por no subir el canon para mantener a los buenos arrendatarios; no obstante, esa tendencia cambió en el 2018 y gracias al incremento de la demanda por vivienda usada el negocio de los alquileres sigue creciendo”, explicó Luque.